ps.bienestar@gmail.com
+56 9 7837 1419
Badajoz 100 oficina 1410, Las Condes
DEPRESIÓN Y ESTADO DE ÁNIMO Superar la depresión. Salir de la depresión con tratamiento psicológico Hay muchos momentos en los que necesitamos apoyo. Hay días que nos sentimos abatidos o tristes por alguna razón. Pero puede que durante semanas o meses, hayas estado sintiendo tristeza y abatimiento. Entonces, estamos posiblemente hablando de depresión. Qué es la depresión La depresión es un trastorno del estado de ánimo que tiene consecuencias en el estado de ánimo de la persona y su entorno. Se caracteriza por síntomas como decaimiento, falta de motivación e interés por las actividades cotidianas incluso por las cosas que siempre a la persona le han gustado hacer. La persona con depresión se aísla de los demás ya que no encuentra placer en las relaciones. Con el tiempo, comienza a pensar negativamente sobre sí misma, sobre el mundo y sobre las cosas. Síntomas de la depresión La depresión es un trastorno emocional mantenido en el tiempo que se caracteriza por diferentes síntomas a diferentes niveles: emocional, conductual, cognitivo y somático. Los síntomas más habituales que se tienen en cuenta para hacer un diagnóstico de depresión son el decaimiento, la falta de motivación y de interés por las cosas, la dificultad para disfrutar de las actividades o de las relaciones sociales y para actuar y tomar decisiones, el insomnio y la disminución del deseo sexual. La tristeza suele ser un síntoma característico, pero cuando la depresión es más grave o está más avanzada la persona puede llegar a sentirse desconectada de sus sentimientos, como emocionalmente muerta. Además, a nivel cognitivo estos síntomas se ven acompañados por pensamientos negativos sobre uno mismo, el mundo y el futuro. Cuando los síntomas de la depresión son leves pero se extienden en el tiempo durante al menos dos años, estaríamos hablando no de depresión sino de distimia.
Los trastornos del estado de ánimo Además de la depresión en consulta se atienden los siguientes trastornos relacionados con el estado de ánimo: Apatía emocional. Para aquellas personas que han perdido la ilusión sobre cualquier cosa. Distimia. Depresión leve que ya dura varios años. Duelo. Causado por la pérdida de un ser querido. Trastorno bipolar. Trastorno en el que la persona combina períodos de manía con otros de depresión.
Tratamiento de la depresión: Tratamiento cognitivo conductual Los modelos señalan que el hombre procesa información del medio antes de emitir una respuesta, clasifica, evalúa y asigna significado al estímulo que recibe en función de su conjunto de experiencias que tiene almacenadas en su memoria, provenientes sus experiencias anteriores de interacción con el medio y de sus creencias, suposiciones, actitudes, visiones del mundo y autovaloraciones. La terapia cognitiva afirma que en los trastornos emocionales surgen de los pensamientos irracionales. Si se analizan los pensamientos que están detrás de un comportamiento y se le hace lógico y racional, el problema psicológico se solucionará. Existe una distorsión sistemática en el procesamiento de la información, de este modo la perturbación emocional depende del potencial de los individuos para percibir negativamente el ambiente y los acontecimientos que les rodean. Los objetivos a conseguir durante la terapia cognitivo conductual son: 1. Aprender a evaluar las situaciones relevantes de forma lógica y realista. 2. La depresión hace que restrinjamos nuestra atención y no tengamos presentes más que los aspectos negativos de la situación. por eso la terapia cognitivo conductual propone un cambio para tener en cuenta a todos los datos relevantes en esas situaciones. 3. Aprender a formular explicaciones alternativas lógicas y racionales para poder obtener un resultado adaptativo en las interacciones sociales. 4. Cambiar los pensamientos, de forma que cuando se detecta un pensamiento automático irracional se cambie por el pensamiento racional y lógico que se ha elaborado. Esta parte de la terapia cognitivo conductual clásica no es compartida por la terapia de aceptación y compromiso, que trata de cambiar la función del pensamiento, es decir, la reacción que tenemos al pensarlo y no trata de modificar el contenido, es decir, si es lógico y racional o si refleja o no la realidad. 5. Por último, y de forma importante, propone poner a prueba los pensamientos racionales llevando a cabo experimentos conductuales que proporcionen oportunidades para comprobar que llevan a un comportamiento más adaptativo en la interacción con otras personas y en la resolución de problemas. Estos pasos incluyen técnicas cognitivas de cambio del contenido del pensamiento y conductuales, que cambian los comportamientos del paciente. En las primeras fases del tratamiento se suelen emplear técnicas conductuales a fin de acercarse al nivel de funcionamiento que tenía el paciente antes de la depresión. Conseguido esto se van utilizando un mayor número de técnicas cognitivas que requieren un razonamiento abstracto y que van a servir como acceso a la organización cognitiva del paciente, para buscar distorsiones cognitivas base en los pensamientos negativos y automáticos.
Entre las técnicas conductuales podemos reseñar: la programación de actividades y asignación de tareas graduales, la práctica cognitiva y el entrenamiento asertivo. En las técnicas cognitivas destacamos en entrenamiento en observación y registro de cogniciones, demostrar al paciente la relación entre cognición, afecto y conducta, etc. La intervención irá completada de técnicas de reatribución y para modificar imágenes, así como de distintos procedimientos para aliviar los síntomas afectivos. La activación conductual La activación conductual se refiere a que la persona ha dejado de recibir refuerzos de su entorno y es esa falta de refuerzos lo que le produce la depresión. Por eso, la activación conductual consiste en un proceso terapéutico que propone al paciente realizar conductas observables que probablemente le llevarán a un entorno que le refuerce y, de esta forma, produzca las mejoras correspondientes en pensamientos, estado de ánimo y sobre todo en calidad de vida (Mazzucchelli, Kane y Rees, 2009). La terapia de aceptación y compromiso y la activación conductual
La terapia de aceptación y compromiso ha aportado también nueva luz a la activación conductual. No se trata de que el paciente se active con cualquier acción que le pueda suponer un refuerzo, sino que han de activarse para perseguir sus valores, que son acciones que son reforzantes en sí mismas. Terapia Cognitiva basada en La Atención Plena (Mindfulness) El método de la terapia cognitiva basada en La Atención Plena (Mindfulness) ayuda a ver con mayor claridad las tendencias mentales y a aprender a reconocer cuándo está empezando a hundirse su estado de ánimo. Ayuda a deshacer el circulo vicioso entre estado de ánimo negativo y pensamiento negativo. Se aprende a desarrollar la capacidad para permitir que los estados de ánimo, los pensamientos y las sensaciones angustiosos vengan y se vayan, sin tener que luchar con ellos. Ayuda a descubrir que puede mantenerse consciente del momento presente sin tener que cavilar sobre el pasado ni preocuparse por el futuro. Así, llegará a ver con mayor claridad y convicción cómo abordar con destreza la experiencia momento a momento, sentir mayor placer con las cosas buenas que con frecuencia pasan inadvertidas e inapreciadas y afrontar con mayor eficacia las dificultades encontradas, ya sean reales o imaginadas. Ensayos clínicos controlados han demostrado que la terapia cognitiva basada en la conciencia plena puede reducir la probabilidad de recaída en un 40 o 50 por ciento de las personas que han sufrido tres o más episodios anteriores de depresión. Gracias al resultado de esas investigaciones, la terapia cognitiva basada en la conciencia ha sido incluida en las directrices nacionales del Gobierno Británico para el tratamiento de la depresión importante y recurrente (Niceguidelines). La Psicoterapia Positiva Diferentes investigadores y psicoterapeutas de prestigio han utilizado y validado con éxito esta terapia como Martin Seligman y sus colaboradores. Algunos de los aspectos y prácticas de la psicoterapia positiva: Revisamos que la ausencia o falta de recursos positivos (emociones positivas, fortalezas de personalidad y significado) pueden causar y mantener la depresión y crear una vida vacía. Tareas: el cliente escribe un folio (más o menos 300 palabras) a modo de “introducción positiva”, en la que cuenta una historia concreta donde se muestre lo mejor de él mismo y narrando como utilizó sus mejores rasgos de personalidad. El cliente identifica sus fortalezas de personalidad de su “introducción positiva” y debate acerca de situaciones en las que esas fortalezas le han ayudado previamente. Tareas: el cliente completa el cuestionario VIA online e identifica más claramente sus fortalezas. Nos centramos en situaciones específicas en las que las fortalezas pueden facilitar el cultivo del placer, compromiso y significado. Tareas: (empezando ahora y continuando a lo largo de toda la terapia) el cliente comienza un “diario de gratitud” o “diario de positividad” en el que escribe, cada noche, tres cosas buenas (grandes o pequeñas) que pasaron ese día y porque, esto fortalece procesos cognitivos como la atención selectiva de lo bueno que hay en el mundo, las personas y en sí mismo y el razonamiento de forma positiva generando una percepción, un pensar y un abrirse a la experiencia desde la apreciatividad y lo valioso. Se trabaja en paralelo a nivel de auto diálogos positivos, esto quiere decir, que lo que la persona se dice a sí mismo, es en lo que la persona se termina transformando si estos son auto diálogos son positivos la persona adquirirá confianza, sentido y propósito vital, entre muchas otras cosas M. Seligman “La verdadera felicidad deriva de la identificación y el cultivo de las fortalezas más importantes de la persona y de su uso cotidiano”.
Sitio diseñado por Carolina Contreras Elorza - Santiago, Chile 2015