ps.bienestar@gmail.com
+56 9 7837 1419
Badajoz 100 oficina 1410, Las Condes
TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD Trastorno de Personalidad Toda persona tiene rasgos que hacen que tengan una personalidad especial y única, una forma de pensar y conductas que se adaptan en la vida según situaciones y contextos. La dificultad de cuando existe un trastorno es que el pensamiento es extremo y la conducta es poco adaptativa y flexible, manteniendo un patrón rígido que genera perturbación y desgaste tanto en la persona como en los que la rodean familiares, compañeros de trabajo, parejas, etc. Lo complejo es que las personas con trastornos de personalidad son egodistónicas, es decir, no se dan cuenta de patrones que son disonantes con los objetivos de fondo de su persona y su bienestar, generando problemas de forma continua en la persona, a nivel individual, relacional, laboral, académico y/o familiar. Si tú eres o tienes a un cercano con estas características debes acudir a tratamiento para una mejoría en tu bienestar y en tu funcionamiento personal y social. Si bien Los Trastornos de personalidad son de poca ocurrencia en la población, los más frecuentes son: Trastorno Histriónico • No se siente cómodo en las situaciones en las que no es el centro de atención. • La interacción con los demás suele estar caracterizada por un comportamiento sexualmente seductor o provocador. • Muestra una expresión emocional superficial y rápidamente cambiante. • Utiliza permanentemente el aspecto físico para llamar la atención sobre sí mismo. • Tiene una forma de hablar excesivamente subjetiva y carente de matices. • Muestra autodramatización, teatralidad y exagerada expresión emocional. • Es sugestionable, por ejemplo, fácilmente influenciable por los demás o por las circunstancias. • Considera sus relaciones más íntimas de lo que son en realidad. Consecuencias del trastorno de personalidad histriónico Los principales problemas que acarrean el trastorno de personalidad histriónico son las dificultades en las relaciones interpersonales. Como estas personas siempre intentan ser el centro de atención, al final terminan colmando la paciencia de su pareja, amiga y familiar por lo que suelen haber discusiones o incluso rupturas dolorosas. Este cuadro se complica aún más si tenemos en cuenta que estas personas tienen una escasa tolerancia al fracaso y no manejan muy bien las pérdidas por lo que las probabilidades de que desarrollen síntomas depresivos son elevadas. Tratamiento: Terapia cognitivo conductual. Trastorno Narcisista • Tiene un grandioso sentido de autoimportancia (p. ej., exagera los logros y capacidades, espera ser reconocido como superior, sin unos logros proporcionados). • Está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios. • Cree que es "especial" y único y que sólo puede ser comprendido por, o sólo puede relacionarse con otras personas (o instituciones) que son especiales o de alto estatus. • Exige una admiración excesiva. • Es muy pretencioso, por ejemplo, expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial o de que se cumplan automáticamente sus expectativas. • Es interpersonalmente explotador, por ejemplo, saca provecho de los demás para alcanzar sus propias metas. • Carece de empatía: es reacio a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás. • Frecuentemente envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él. • Presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbias. Consecuencias del Trastorno Narcisista de Personalidad • No suelen tener empatía con las personas y se creen más especiales que el resto del mundo. • Eligen constante reconocimiento. No suelen identificarse con los sentimientos y emociones de los demás. A pesar de todo, muchos no son felices. Son sensibles a críticas. Por eso, a veces, tienen problemas relacionados con estado de ánimo depresivos. • Suelen tener múltiples problemas interpersonales y dificultades en lo laboral para mantener un trabajo de forma constante, y en desarrollarse con una pareja de forma continua, por lo mencionado anteriormente.
Tratamiento:Terapia Cognitivo Conductual. Trastorno Obsesivo Compulsivo • Estás todo el día organizando, creando horarios, listados de cosas que hacer. • Eres un perfeccionista. Todo tiene que ser perfecto y estar hecho perfectamente. • Has perdido relaciones sociales debido a que dedicas excesivas horas al trabajo, sin realmente necesitarlo. • En ciertos temas más éticos, eres inflexible con las opiniones de los demás. • Cualquier cosa se debe hacer a tu manera porque crees que es la única posible y correcta y no eres capaz de delegar a otras personas alguna función. • No sueles mostrar mucho afecto por los demás. • Estilo de vida avaro • Rectitud y escrupulosidad excesiva junto con preocupación injustificada por el rendimiento, hasta el extremo de renunciar a actividades placenteras y a relaciones personales. • Rigidez y obstinación, con un intenso sentido del deber. Consecuencias negativas La personalidad obsesiva acaba por pasar factura. Las personas que siempre buscan la perfección y la obstinación se dan cuenta que no siempre es posible conseguirla y se frustran. Por tanto, hay efectos más negativos como: Ansiedad. Depresión. Dificultades para desarrollarse como persona o en el trabajo. Dificultades a la hora de entablar relaciones. Tratamiento:Terapia Cognitivo Conductual. Trastorno Límite • Tienes relaciones inestables. Tan pronto admiras a una persona como la consideras poco interesante. • De repente, te sientes eufórica, pasas a estar estresada, más tarde te muestras depresiva, vuelves a la euforia, luego a la ansiedad. Todo con mucha rapidez y sin razón aparente. • Eres muy impulsivo, actúas casi sin pensar. Hábitos como comer en exceso, beber mucho, ser adicto a drogas es habitual. • Has intentado hacerte daño físicamente, con cortes u otras formas de autoagresión, o has intentado o pensado en suicidarte en varias ocasiones. • Cuando una situación o alguien te hace enfadar, te es muy difícil controlar tu ira. Este trastorno esta en creciente auge en nuestro país sobre todo en mujeres, y es importante que se trate independiente de la negativa de la persona, ya que los riesgos son altos y múltiples, tanto para la propia persona que lo padece, como para quien la rodea, parejas, amistades, familiares etc. Con la ayuda de tratamiento psicoterapéutico y farmacoterapia combinada los pacientes pueden tener pronóstico de mejoría y de manejo de los síntomas y dificultades, al punto de que pueden volver a ser autosuficientes e incluso trabajar, pero de no tener tratamiento, dado los aspectos de impulsividad, y autoagresión o inclusive intentos de suicidios se corren riesgos importantes a considerar. Si tú sientes tener algunos de los aspectos mencionados o conoces a alguien cercano a ti que los padece, acude con tiempo hacia la consulta o a cualquier otro especialista para realizar una atención y el debido tratamiento de forma oportuna. Tratamiento: Terapia cognitivo conductual. La Terapia cognitivo-conductual (TCC) es el tratamiento psicológico más ampliamente usado para trastornos mentales, pero se ha mostrado menos eficaz en el TLP, debido parcialmente a las dificultades para desarrollar una relación terapéutica y una adhesión al tratamiento. Los planteamientos como la TDC y la terapia de esquemas se desarrollaron parcialmente como un intento de expansión o apéndice de la tradicional TCC, que utiliza un número limitado de sesiones para centrarse en patrones de pensamiento, percepciones y conductas específicamente no adaptativas. Un estudio reciente encontró un número de beneficios sostenidos gracias a la TCC, además del habitual tratamiento, tras una media de 16 sesiones al año. Terapia dialéctica conductual. En los años 1990 se estableció un nuevo tratamiento psicosocial para el TLP, llamado terapia dialéctica conductual (TDC), originalmente desarrollada como una intervención para pacientes con conductas suicidas. Esta terapia se deriva de las técnicas cognitivo-conductuales (y se puede considerar una forma de terapia cognitivo-conductual) pero se centra en el intercambio y la negociación entre el terapeuta y el cliente, entre lo racional y lo emocional y entre la aceptación y el cambio (de ahí el nombre de dialéctica). Los objetivos de la terapia son acordados, aunque se priorizan los temas de autolesiones. El componente nuclear es el aprendizaje de nuevas competencias, incluyendo la «conciencia plena» (meditación atenta), eficiencia interpersonal (asertividad y habilidades sociales), manejo adaptativo de la angustia, las crisis, la identificación y la regulación de las reacciones emocionales. La TDC se puede fundamentar en la teoría biosocial de la función de la personalidad en la cual el TLP se ve como un trastorno biológico de la regulación emocional en un entorno social experimentado como una invalidación por el paciente borderline. Se ha visto que la terapia dialéctica conductual reduce significativamente las autolesiones y la conducta suicida en los TLP, más allá de otros tratamientos habituales por expertos, y es mejor aceptado por los clientes. Sin embargo, no está tan claro que tenga una eficacia adicional en el tratamiento global del TLP. Se ha visto que el entrenamiento de las enfermeras en el uso de la TDC elimina el pesimismo terapéutico por una comprensión y perspectivas más optimistas.
Terapia cognitiva focal de esquemas La terapia de esquemas es una intervención de planteamiento integrativo basado en técnicas cognitivo-conductuales o técnicas de adquisición de competencias junto con la teoría de la relación de objeto y elementos gestálticos. Fue desarrollada por Jeffrey Young, a lo largo de los años 1980, fundándose el primer instituto de terapia de esquemas enManhattan en 1990. Se centra directamente en los aspectos más profundos de la emoción, la personalidad y los esquemas (modos fundamentales de categorizar y reaccionar frente al mundo). El tratamiento también se centra en la relación con el terapeuta (incluyendo un proceso de «adopción limitada»), la vida diaria fuera de la terapia, y las experiencias traumáticas de la infancia. Algunas investigaciones recientes restringidas sugieren que es significativamente más eficaz que la psicoterapia enfocada a la transferencia solamente, con la mitad de los individuos TLP evaluados como completamente recuperados tras 4 años y con dos tercios mostrando mejoras clínicamente significativas. Otro pequeño ensayo ha mostrado también la eficacia. Trastorno de la personalidad por evitación Es la actitud persistente que tienen algunas personas de rechazo al establecimiento de relaciones con los demás, a pesar de que desean mantenerlas. Justifican esa tendencia a la evitación por el temor al rechazo, a la humillación y a ser juzgados. Tienen baja confianza en sí mismos y una mala autoimagen. Los síntomas de la personalidad por evitación Si tienes mucha ansiedad debido a tu trastorno, sentirás síntomas físicos: palpitaciones, temblor, sudores, tensión muscular, sequedad de boca, dolores de cabeza. • Sin embargo, también puedes darte cuenta de que este trastorno por evitación está en tu vida si coinciden varios de estos síntomas: • Tu timidez no es normal, es extrema, no te deja casi relacionarte con nadie. • Eres muy sensible a las críticas, vengan de donde vengan. • Tienes una muy baja autoestima y no te sientes integrado en ningún grupo de personas. • Evitas cualquier situación social: en el colegio, en la universidad, en el trabajo. • Desconfianza, temerosidad o suspicacia respecto a los demás. • Labilidad emocional. • Distanciamiento ades sociales. • Problemas psicosociales ciar relaciones amorosas, amistosas, íntimas o sexuales. • Percepciones subjetivas de soledad, aunque otros pueden encontrar la relación con ellos significativa. • Quedan relativamente aislados socialmente y suelen carecer de una red de apoyo en las situaciones de crisis. En algunos casos suelen fantasear idealizando las relaciones con los demás. Consecuencias: Problemas en lo relacional, laboral, social y familiar principalmente. Tratamiento: Terapia Cognitivo Conductual.
Trastorno de la personalidad dependiente. Las personalidades dependientes subordinan sus propias necesidades a las de los demás. Dejan que los demás asuman las responsabilidades en las principales áreas de su vida. Su autoestima depende del apoyo y empuje de los demás.
Las anteriores son características principales y comunes a todas las personas con estos trastornos pero hay más: Buscan constantemente seguridad. Tienden a idealizar a los demás. Se muestran desvalidos, absorbentes en su relación con otros. No toman una sola decisión sin haberlo consultado varias veces. La personalidad dependiente y sus síntomas Si te identificas con varios de los siguientes síntomas, es hora de buscar ayuda profesional. • Tienes Dificultades para decidir si no está apoyado por otras personas. Las personas con personalidad dependiente prefieren que otros asuman la responsabilidad. • No sueles mostrar desacuerdo con los demás. • Tienes serias dificultades para iniciar proyectos. • Te presentas voluntario para cualquier cosa, aunque te desagrade. • No sabes cuidarte a tí mismo. • Terminas una relación y busca otra desesperadamente porque no has aprendido a disfrutar de ciertos momentos de soledad. • Tienes miedo a que te abandonen. Consecuencias: • Dificultades de autonomía, independencia emocional. • Suelen caer en relaciones de pareja con alta dependencia emocional o las denominadas relaciones tóxicas. • Tienen dificultad en el trabajo ya que generan problemas a sus compañeros y no generan auto eficacia. • Problemas de inseguridad y autoestima a la base. Tratamiento: Terapia Cognitivo Conductual.
Sitio diseñado por Carolina Contreras Elorza - Santiago, Chile 2015